• RADIO “ADESALAMBRAR”

  • CONTRA SOA

  • Ojos para la Paz

    Ojos para la Paz

SICSAL ANTE LA SITUACION DE HAITI

Al  cumplirse un año del apocalíptico terremoto en Haití, compartimos con ustedes el siguiente testimonio presencial de nuestra compañera  Magaly Milon, de Sicsal Puerto Rico:

“La situación en el país en términos de destrucción pareciera seguir  igual que la primera semana posterior al terremoto. No se ha reconstruido nada nuevo y la mayoría de la población sigue en campamentos sin condiciones mínimas de salubridad, privacidad ni lo necesario para vivir. Ni iglesia ni los grupos de base han podido hacer ningún trabajo en conjunto cada cual anda haciendo lo que puede individualmente. Las grandes ONG, la MINUSTAH (ONU) y los gobiernos amigos, se pasean por las calles en buenos vehículos pero no se ve el trabajo que realizan.


Las elecciones fueron un fraude y las personas están en las calles protestando tanto por la cuestión política, por la presencia de la MINUSTAH y el cólera. A pesar de todo esto el pueblo sigue con fe y trabajando desde temprano hasta la noche. El pueblo haitiano es un pueblo fuerte y sabemos que lograran superar esto”.

A partir de lo anterior queremos compartir algunas reflexiones:

En sintonía con el espíritu de SICSAL, que es una red mundial Cristiana Ecuménica, de solidaridad con los pueblos empobrecidos, no podemos estar indiferentes ante la difícil situación por la que pasa el pueblo haitiano. En este sentido, hacemos las siguientes consideraciones:

1.      El momento que vive Haití es consecuencia del modelo económico y social que impera en occidente, que ha mantenido oprimido a este pueblo desde poco tiempo después de su independencia; y no es sólo consecuencia del terremoto de enero 2010; por lo mismo, la situación no es fácil de resolver y  nos invaden sentimientos de indignación frente a las grandes potencias que imponen su lógica militarista y mercantilista en casos como éste; también, sentimos impotencia, frustración y el no saber qué hacer.

2.      En este contexto, experimentamos la desesperación del Crucificado: “Padre, ¿por qué me has abandonado?”, pero, no nos quedamos simplemente en la denuncia o en el consuelo de la fe, esperamos con paciencia histórica la resurrección, el triunfo sobre la muerte y, con la fuerza del Espíritu trabajamos por la construcción del Reino que siempre está en esa dinámica del “ya, pero, todavía no”.

3. Nos proponemos e invitamos a mantener presente, en nuestras oraciones personales y comunitarias, al pueblo de Haití; e invitando a cada comunidad, grupo o  país, según sus posibilidades a enviar apoyo económico.

Y terminamos con palabras de San  Romero de America que aportan luz al dolor  “Cómo nos va a llenar de esperanza también, hermanos, cuando miramos que nuestras fuerzas humanas ya no pueden; cuando miramos a la patria como en un callejón sin salida; cuando decimos aquí: La política, la diplomacia no pueden: Aquí todo es un destrozo, un desastre y negarlo es ser loco. ¡Es necesario una salvación transcendente! Sobre estas ruinas brillará la gloria del Señor. De ahí que los cristianos tienen una gran misión en esta hora de la patria: Mantener esa esperanza, no estar esperando una utopía como algo ilusorio, como que nos adormezcamos para no ver la realidad; sino al contrario, mirando esta realidad que de sí no puede dar nada, mirar que sí puede dar mucho,  si apelamos a esa redención transcendente”. (Mons. Romero. 7/01/1979)

Un envío de Comite Obispo Oscar Romero. (Sicsal Chile)
www.sicsal.net/chile
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: