• CONTRA SOA

  • ULTIMO BOLETIN

  • SITIO NO BASES

  • Ojos para la Paz

    Ojos para la Paz

VICTORIA, Nicaragua se retira de la Escuela de las Américas

Queridxs compañerxs:

La reunión, con el Presidente Daniel Ortega, se produjo la última noche, en que durante 9 días estuvimos con una delegación en Nicaragua.

La visita fue organizada por la Red Nicaragua y el SOA Watch y participaron 20 activistas de EE.UU., de Canadá, y del Reino Unido.

Entre los participantes se encontraban Ken Hayes, miembros del Consejo de SOAW, Mary Anne Perrone,  una antigua integrante de nuestro movimiento, y los jóvenes activantes Amanda Jordan y Alejandro Ramírez.  

La delegación visitó Estelí y Managua y se reunió con diversos sectores de la sociedad, las comunidades rurales y urbanas, las mujeres y las organizaciones juveniles, centros de salud y educación, las cooperativas, las organizaciones religiosas y de expatriados.

También nos reunimos con funcionarios del gobierno, representantes de derechos humanos, medios de comunicación y líderes de la oposición.

En la reunión con el Presidente Ortega compartimos lo impresionados que quedamos por los pasos positivos que ha dado Nicaragua para aliviar la pobreza y que eran llamativamente visible para nosotros: nuevas viviendas, tejados, caminos, sistemas de agua, así como en el espíritu optimista y positivo que parece impregnar el país, especialmente entre las mujeres, los jóvenes y los sectores que fueron marginados anteriormente.

También le señalamos que estábamos preocupados de que Nicaragua seguía enviando tropas a la Escuela de las Américas (SOA) en el marco del actual gobierno. Esto es sorprendente dado el hecho de que la dictadura de Somoza se llevó a cabo, en gran parte, debido a la Guardia Nacional entrenada en la Escuela de las Américas.

Le hicimos notar, sin embargo, que desde nuestra última reunión con él -el presidente Daniel Ortega-, en el año el 2008, el número de estudiantes nicaragüenses a la SOA habían caído drásticamente de 78, el 2008, a solamente 5 el 2011.

El Presidente Ortega dijo con gran honestidad lo difícil que es ser una nación pequeña y empobrecida por la dependencia económica con los EE.UU., a la vez que carecen de los recursos naturales que muchas naciones de América del Sur tienen. “Somos una nación muy frágil”, compartió.

Hizo hincapié en la importancia de la unidad y el apoyo creciente entre las naciones latinoamericanas, y expresó su gratitud por la solidaridad económica. Esto es, sin embargo, insuficiente como para permitir que Nicaragua sea totalmente independiente de los EE.UU., una nación que sigue castigando a Nicaragua, por cualquier decisión que tome y que pase la raya de lo que quiere Estados Unidos, mediante la retención de sus fondos a la vez de bloquear otros fondos internacionales destinados a Nicaragua.

A pesar de estos desafíos extraordinarios, el Presidente Ortega afirmó que su país está tomando una posición por la soberanía y la dignidad en muchas de sus decisiones, como su reciente decisión de retirarse del pacto militar de la OEA conocido como TIAR (siglas españolas para Interamericana Tratado de Asistencia Recíproca).

En lo que respecta a la Escuela de las Américas, el presidente Ortega dijo: “El SOA es un anatema ético y moral de todos los países de América Latina han sido víctimas de sus graduados de la SOA es un símbolo de la muerte, un símbolo de terror… Hemos ido reduciendo el número de nuestras tropas en la SOA, el envío de sólo cinco el año pasado y ninguno este año. Ahora hemos entrado en una nueva fase y NO vamos a seguir enviando tropas a la SOA. Esto es lo menos que podemos hacer . Hemos sido sus víctimas”.

Después de un largo aplauso del grupo, Alejandro Ramírez, de Honduras, le preguntó si podía hablar. Con profunda emoción, agradeció el Presidente Ortega, en nombre de su pueblo de Honduras que siguen sufriendo la represión grave de acuerdo con el régimen que asumió el poder tras el golpe de 2009, organizado por graduados de la SOA.

Pasó al Presidente una nota que había escrito antes de la reunión, diciendo que se trataba de la mayor expresión de solidaridad que una nación latinoamericana puede ofrecer a otra. Luego pasó a decirle que su padre había cruzado las fronteras de Honduras a Nicaragua para luchar con los sandinistas en los años 70, hasta la victoria de 1979.

Ortega se mostró visiblemente emocionado y con cuidado guardó la nota y envió saludos cálidos a su padre.

Le pregunté a Ale cómo era posible que supiera que el Presidente Ortega iba a respondernos afirmativamente y me dijo: “Nunca pierdas la esperanza”, señalando su camisa. Era una camiseta con el rostro de Tomás Nativí, el marido desapareció de Bertha Olivia, coordinadora de COFADEH, la luz que le ha dado la fuerza a Bertha para defender los derechos humanos desde hace más de dos décadas.

Salimos de la reunión felices por esta nueva victoria y consciente de que este es el primer país de América Central en retirar sus tropas de la Escuela de las Américas.

Una vez más en la historia, la diminuta Nicaragua envía un mensaje de esperanza, de la tenacidad de la integridad de la solidaridad y el coraje profundo a América Latina y al mundo.

“Nicaragua, Nicaraguita, Ahora que vos sos libre te quiero mucho mas…”, como dice una canción popular

Abrazos,
Lisa Sullivan

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores

%d personas les gusta esto: